El Sínodo presenta el borrador de 50 «proposiciones»

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 18 octubre 2005 (ZENIT.org).- Este martes por la mañana se presentó ante el Sínodo de los obispos que se celebra en el Vaticano sobre la Eucaristía el primer borrador de la lista unificada de 50 «proposiciones», que recogen provisionalmente las conclusiones de esta asamblea episcopal.

Share this Entry


La vida, una misa prolongada

En un encuentro con los periodistas para informar sobre los trabajos del Sínodo, el cardenal Francisco Javier Errázuriz, arzobispo de Santiago de Chile, consideró que la esencia de las proposiciones constituye una «gran invitación del Sínodo a entrar en el misterio» de la Eucaristía.

«Entrar en la iglesia no debe ser arrodillarse, pararse e irse; sino entrar en lo profundo para que la vida personal del fiel entre en el misterio eucarístico» de la presencia real de Cristo, afirmó.

El Sínodo busca que la vida de los fieles «sea una misa prolongada y que la misa recoja la vida entera».

El contenido de las «proposiciones» no se ha hecho público y ni siquiera se hará público al final del Sínodo para preservar la libertad de Benedicto XVI a la hora de redactar la exhortación apostólica postsinodal, en la que debería recogerlas.

Por lo que informaron los obispos y cardenales que se encontraron con periodistas de diferentes idiomas este martes en un «briefing», estas propuestas ratifican la posición de la Iglesia en temas como la atención por el sufrimiento de los divorciados vueltos a casar –que deben ser acogidos por la comunidad eclesial aunque no puedan comulgar–.

Divorciados vueltos a casar
El cardenal Errázuriz afirmó que para los divorciados vueltos a casar su situación es «un dolor enorme» y reconoció la fe profunda que tienen muchos de ellos y su servicio a la comunidad eclesial.

Tras recordar el fundamento teológico de la «indisolubilidad del matrimonio» explicó que esta verdad de fe impide el que se abra la puerta del acceso de la comunión.

«Pero sí hay un deseo muy claro de que estas personas puedan pertenecer a la comunidad de la Iglesia». Recordó además, que en ocasiones, pueden convivir sin mantener relaciones sexuales y, en esos casos, si se evita el posible escándalo, podrían comulgar.

Solidaridad y secularización
«La pobreza, el hambre, y los temas de solidaridad, han estado muy presentes –añadió–. Pero al mismo tiempo hay conciencia de que muchos países viven una secularización, en una sociedad que parece vivir como si Dios no existiera. Y al mismo tiempo se constata una sed de Dios».

«El mundo actual vive dolores de parto –explicó–. Termina una época, hay decadencia, pero comienza una nueva época». La constatación del hambre y sed de Dios, dijo, es una constante.

Escasez de sacerdotes
Por lo que se refiere a la escasez de sacerdotes, el purpurado chileno afirmó que la gran novedad han sido los testimonios de las Iglesias católicas de rito oriental que han ilustrado las dificultades que implica el contar con sacerdotes casados, aunque explicó que el motivo de fondo por el que la Iglesia de rito latino mantiene esta disciplina es de carácter teológico.

El Sínodo subraya la necesidad de una pastoral vocacional y reconoce que «en muchas diócesis no es buena», reveló el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

«Hay muchas familias que tienen la alegría de participar en la Eucaristía, en las que hay vocaciones, pero no hay suficiente trabajo vocacional», afirmó.

Se ha hablado de los monaguillos y «de su cercanía con Jesús como camino de acercamiento al sacerdocio, como sucedió a muchos padres sinodales», reveló.

Reconoció que sugirió la posibilidad de redistribución del clero, pero indicó que se han constatado dificultades debidas a la inculturación o a la misma disponibilidad, pues algunos países tienen muchos sacerdotes, pero ya son ancianos.

Enmiendas a las proposiciones
La lista de proposiciones fue leída, presencia de Benedicto XVI, en el Aula Nueva del Sínodo, por el secretario especial del Sínodo sobre la Eucaristía, monseñor Roland Minnerath, arzobispo de Dijón (Francia).

La «Lista unificada de las proposiciones» es resultado de los trabajos de unificación de las «proposiciones» preparadas por los diferentes grupos de trabajo por idiomas (círculos menores) en los días pasados.

Estas proposiciones, escuchadas por 244 padres sinodales, han sido unificadas por el relator general del Sínodo, el cardenal Angelo Scola, patriarca de Venecia, junto con monseñor Minnerath y los relatores de los círculos menores.

En la tarde de este martes y durante este miércoles los padres sinodales se reúnen de nuevo por círculos menores para preparar las enmiendas colectivas a las propuestas. El viernes tendrá lugar en el aula la presentación de las proposiciones enmendadas para ser votadas el sábado.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación