El Vaticano protesta por los actos de violencia contra religiosas chinas

Y por los nuevos arrestos de sacerdotes

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 30 noviembre 2005 (ZENIT.org).- La Santa Sede ha protestado públicamente ante los actos de violencia que han sufrido unas religiosas y ante los nuevos arrestos de sacerdotes en China.

Un comunicado difundido por el director de la Oficina de Información de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, comentó este miércoles los hechos ocurridos respectivamente contra las Hermanas Franciscanas en Xian y contra seis sacerdotes de la diócesis de Zhengding, en China.

«Se trata de noticias de las que no se puede verificar la totalidad de las circunstancias pero que suscitan dolor y reprobación», afirma la nota.

«No es posible dejar de condenar firmemente la violencia empleada en Xian contra religiosas inermes», añade.

La nota denuncia también «la detención de seis sacerdotes en Zhengding y las detenciones precedentes de otros sacerdotes en diversas localidades».

«Al igual que en otras ocasiones, no se conocen las razones de las medidas coercitivas que se les han aplicado», concluye Navarro-Valls.

Dieciséis religiosas franciscanas fueron insultadas y golpeadas el 23 de noviembre por cuarenta hombres al tratar de detener la demolición de una escuela que pertenecía a las religiosas antes de la revolución cultural y que el gobierno ha vendido contra la ley a una empresa de construcción.

Según informa la agencia AsiaNews, una semana después del ataque, cinco religiosas todavía están hospitalizadas. Una podría quedar paralizada para siempre. Se trata de sor Dong Jianian, de 42 años. Otra religiosa, sor Qing Jing, de 34 años, ha perdido la vista en un ojo. Sor Yue Xiuying (31 años), sor Wang Maizao (32), y sor Zan Hongfeng (34) muestran heridas o tremendos golpes en el pecho, en la cabeza, en la cara, en la espalda, o en las piernas.

En el momento del ataque, algunos de los hombres dijeron que eran enviados por el distrito gubernamental de la educación.

«Después –según cuenta una de las religiosas–, comenzaron a golpear a nuestras hermanas con bastones. Alguno de ellos gritaban: «¡Hay que matarlas! ¡Hay que matarlas!». Desde el cercano convento, algunas religiosas llamaron por teléfono a la policía, pero nade respondió a la llamada».

El 27 de noviembre, 600 personas de Xian participaron en una manifestación de protesta en el centro de la ciudad, con carteles en los que se podía leer: «¡Ladrones!». El grupo se retiró después de que representantes del gobierno prometieron resolver la situación.

Según informa AsiaNews, este martes el gobierno presentó su solución: la indemnización de 3.000 yuanes (unos 300 euros, unos 350 dólares estadounidenses) por parte el ayuntamiento de Xian.

Por otra parte, el gobierno ha sugerido al obispo que compre el terreno de la escuela por 6 millones y medio de yuanes (unos 650.000 euros o unos 765.000 dólares), que originalmente era de su propiedad.

«La escuela pertenecía a la diócesis y, según la ley china, al no ser utilizada por el Estado, debería regresar a sus legítimos propietarios», informa AsiaNews.

«No tenemos todo ese dinero –afirma un sacerdote–: nos estaban robando una propiedad y ahora nos dicen que tenemos que pagar por ella».

Según estas fuentes, el obispo local ha aceptado la propuesta del gobierno por miedo a nuevos ataques contra las religiosas.

Éstas, sin embargo, aseguran que la indemnización ofrecida no cubre ni siquiera los gastos médicos y recuerdan que el gobierno ni siquiera ha pedido perdón.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación