Un libro revela los orígenes del movimiento del trabajador católico en Estados Unidos

Los autores son los fundadores de Casa Juan Diego para inmigrantes y refugiados

Share this Entry

HOUSTON, domingo, 13 de noviembre de 2005 (ZENIT.orgEl Observador).- Bajo el sello de Paulist Press comienza a circular en los Estados Unidos un libro esencial para conocer los orígenes intelectuales y espirituales del Movimiento del Trabajador Católico (CWM, por sus siglas en inglés), fundado en 1932 por los controvertidos Dorothy Day y Peter Maurin.

«The Cattholic Worker Movement» ha sido escrito por Mark y Louise Zwick quienes –inspirados en los escritos y el testimonio de Day y Maurin– pusieron en marcha, hacia 1980, la Casa del Trabajador Católico de Houston (Texas), Casa Juan Diego, al servicio de los inmigrantes y refugiados, la mayoría provenientes de México y Centro América.

Casa Juan Diego ha recibido, en los 25 años que lleva de existencia, más de 50 mil inmigrantes. Mark y Louise Zwick recibieron, de manos del Papa Juan Pablo II, el reconocimiento «Pro Ecclesia et Pontifice», así como también el premio «Jefferson» en Houston, por su extraordinaria labor a favor de los inmigrantes. Ambos editan el periódico bimensual «Houston Catholic Worker», en el que defienden las tesis del CWM al tiempo que muestran las actividades católicas a favor de la justicia y los inmigrantes.

Dorothy Day, quien fuera mucho tiempo desestimada, incluso por medios católicos estadounidenses, ha visto la apertura de su proceso de santificación en la arquidiócesis de Nueva York. Basó su propuesta en la paz, la defensa de los derechos civiles y la espiritualidad del mensaje radical de la Palabra de Dios a cada persona.

Por su parte, Peter Maurin, menos conocido en el CWM, representó la fuerza intelectual y la opción evangélica por la pobreza.

Los autores de la investigación, primera en su género que se edita en Estados Unidos, revelan la influencia que tuvieron en el CWM las novelas de Dostoievski, los escritos y testimonios espirituales de Santa Catalina de Siena, Santa Teresa de Ávila, San Francisco de Asís y Santa Teresita de Lisieux, así como los planteamientos filosóficos de Jacques y Raïssa Maritain, entre otros muchos, que hicieron que Day y Maurin echaran a andar un movimiento que sacudió las estructuras de la Iglesia católica en el país.

En palabras de Peter Casarella, profesor asociado de Teología Sistemática de la Universidad Católica de América (Washington), la lectura de este libro replantea el alcance de este movimiento y ciertas concepciones sobre el alcance de la acción social cristiana en el mundo de hoy

Más información en info@paulistpress.com

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación