Dona ahora!

Fallece el cardenal Velasco García, arzobispo de Caracas

Salesiano, educador de jóvenes, y voz de la Iglesia en la capital venezolana

CIUDAD DEL VATICANO, 7 julio 2003 (ZENIT.org).- Venezuela está en luto por la muerte del cardenal Ignacio Antonio Velasco García, arzobispo de Caracas, salesiano, fallecido este domingo a los 74 años después de una larga enfermedad.

Según informó el obispo José Luis Azuaje, subsecretario de la Conferencia Episcopal Venezolana, el deceso se produjo hacia las 11.30 de la noche, después de que el cardenal se desmayara celebrando la misa.

En un telegrama dirigido a monseñor Pedro Nicolás Bermúdez, administrador apostólico de Caracas, Juan Pablo II transmite su pésame por el fallecimiento del purpurado al que define «celoso y abnegado pastor».

«Su generosa e intensa labor ministerial, primero como religioso salesiano, fino educador dela juventud», y después como sacerdote y obispo, «testimonia su gran dedicación a la causa del Evangelio», reconoce el Papa.

Nacido el 17 de enero de 1929 en la diócesis de Guanare, en Acarigua, Venezuela, entró en el seminario menor de los salesianos en la escuela secundaria. Tras el noviciado, profesó los votos religiosos en 1945.

Estudió en Italia (en Turín y Roma), licenciándose en filosofía, pedagogía y teología. Fue ordenado sacerdote en 1955 en Roma.

Desempeñó su ministerio sacerdotal en Venezuela dedicado a la educación de jóvenes y seminaristas, siendo director de varios colegios, y desempeñando importantes cargos de gobierno en la congregación salesiana en Venezuela y América Latina.

Nombrado vicario apostólico de Puerto Ayacucho el 23 de octubre de 1989, fue consagrado obispo el 6 de enero de 1990 por Juan Pablo II en la Basílica de San Pedro del Vaticano. Promovido a la sede metropolitana de Caracas el 27 de mayo de 1995, fue creado cardenal el 21 de febrero del 2001.

La difícil situación por la que atraviesa Venezuela en estos momentos hicieron más duros los sufrimientos físicos del cardenal. En varias ocasiones recibió duros ataques verbales del presidente Hugo Chávez.

Fue víctima de las tensiones sociales que vive el país, como lo testimonia la granada que fue arrojada contra su residencia por «desconocidos» el 12 de noviembre de 2002.

El cardenal Velasco suscribió hace algo más de un año el documento de constitución del gobierno de transición del empresario Pedro Carmona, que duró menos de 48 horas ante la ausencia de Chávez, que según parecía había sido destituido, lo que vino a debilitar aún más sus relaciones con el gobierno venezolano.

Con su fallecimiento, el número de cardenales es ahora de 166 (57 no son electores por haber cumplido los ochenta años).

Publicamos el telegrama enviado por Juan Pablo II al recibir la triste noticia.

* * *

MONS. PEDRO NICOLÁS BERMÚDEZ
ADMINISTRADOR APOSTOLICO DE CARACAS

PROFUNDAMENTE ENTRISTECIDO POR LA MUERTE DEL CARDENAL IGNACIO ANTONIO VELASCO GARCÍA, SDB, ARZOBISPO DE CARACAS, DESPUÉS DE UNA LARGA ENFERMEDAD VIVIDA CON GRAN SERENIDAD Y ENTEREZA, EXPRESO MI MÁS SENTIDO PÉSAME A USTED, A LOS DEMÁS OBISPOS AUXILIARES, CLERO, COMUNIDADES RELIGIOSAS Y LAICOS DE ESA ARQUIDIÓCESIS, Y MUY ESPECIALMENTE A LOS FAMILIARES DEL EMINENTE FINADO, QUE LLORAN LA MUERTE DE TAN CELOSO Y ABNEGADO PASTOR. ME UNO A USTEDES PARA ENCOMENDAR A LA MISERICORDIA DEL PADRE CELESTIAL A ESTE QUERIDO PURPURADO QUE CON TANTA PRUDENCIA Y CARIDAD PASTORAL HA SERVIDO AL PUEBLO DE DIOS.

SU GENEROSA E INTENSA LABOR MINISTERIAL, PRIMERO COMO RELIGIOSO SALESIANO, FINO EDUCADOR DE LA JUVENTUD, Y DESPUÉS SACERDOTE, Y LUEGO COMO VICARIO APOSTÓLICO DE PUERTO AYACUCHO, HASTA EL MOMENTO EN QUE FUE LLAMADO A REGIR ESA IMPORTANTE SEDE, TESTIMONIA SU GRAN DEDICACIÓN A LA CAUSA DEL EVANGELIO, A LA VEZ QUE DA PRUEBA DE SU PROFUNDO AMOR A LA IGLESIA Y DE LAS CUALIDADES QUE LO ADORNABAN.

EN ESTOS MOMENTOS DE DOLOR EN EL QUE LA COMUNIDAD ECLESIAL DE CARACAS LLORAN A SU AMADO PASTOR, ME ES GRATO IMPARTIRLES CON AFECTO LA CONFORTADORA BENDICIÓN APOSTÓLICA COMO SIGNO DE ESPERANZA EN LA VICTORIA DEL SEÑOR RESUCITADO.

IOANNES PAULUS PP.II

[Texto original en castellano]

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación