Juan Pablo II reposa ya en la capilla de san Sebastián

Hoy se colocó el féretro en una ceremonia privada

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 2 de mayo de 2011 (ZENIT.org).- Los restos mortales del beato Juan Pablo II descansan ya bajo el altar de la capilla de san Sebastián, en la Basílica de San Pedro, según consta en una declaración hecha pública por el director de la Sala de Prensa, Federico Lombardi.

Desde ahora, por tanto, los fieles podrán venerar al papa beato en la capilla de la Basílica, y no en las Grutas Vaticanas, como hasta ahora.

El féretro con los restos del nuevo beato fueron trasladados hoy, tras el cierre de la basílica, desde el altar de la Confesión, donde habían sido venerados por cientos de miles de fieles desde la mañana de ayer, tras la ceremonia de la beatificación.

Después, comenzó una procesión presidida por el cardenal Angelo Comastri, arcipreste de la Basílica, y formada por el Colegio de Penitenciarios, por el Capítulo de la Basílica, y por nueve cardenales y varios obispos y arzobispos.

Entre ellos estaban los cardenales Sodano, Decano del Colegio, Bertone, secretario de Estado, Amato, Coppa, Lajolo, Re, Sandri, Macharski y Dziwisz, los arzobispos Filoni, Mamberti y Mokrzycki, el postulador, monseñor Oder, y sor Tobiana, junto con otras monjas del apartamento pontificio en vida de Juan Pablo II.

Tras una primera parada de oración ante el altar de la Confesión, la procesión, cantando las letanías de los santos pontífices, llegó al altar de la Capilla, donde permanecía el féretro, ya colocado pero aún visible.

Después de las letanías, y la invocación repetida tres veces Beate Ioanne Paule, se recitó la oración del nuevo beato, y se procedió a incensar el féretro, tras lo cual los trabajadores de la Fábrica de San Pedro colocaron una gran lápida de mármol blanco, con las palabras Beatus Ioannes Paulus PP. II.

Según informa el comunicado vaticano, varios de los presentes realizaron el gesto de devoción de besar la lápida, mientras que la asamblea “se disolvía con gozosa conmoción”.

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación