Intervenciones libres en el Sínodo, la gran novedad

Ofrecemos los temas de la última sesión

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 9 octubre 2005 (ZENIT.org).- Una de las novedades de este Sínodo de los obispos sobre la Eucaristía es la hora (de las 18,00 a las 19,00) que todos los días está destinada a «intervenciones libres».

Se trata de un fórum abierto en el que los padres sinodales que desean aportar alguna cuestión pueden hacerlo.

Una de las sorpresas la ofreció el Papa cuando el jueves alzó la mano para pedir la palabra.

Para garantizar la necesaria privacidad de los temas y un auténtico debate, los informadores del Sínodo no revelan los nombres de los obispos al ilustrar los argumentos tratados. Sí que relatan los temas y preocupaciones que surgen.

Según Isidro Catela, informador del Sínodo para los periodistas de lengua española, las intervenciones libres del pasado viernes, por ejemplo, fueron 17 sobre estos temas y en este orden.

–Optimismo africano. La primera intervención –ovacionada– pidió a los padres sinodales «que no se rindan» ante el mundo secularizado y dijo que «nunca vamos a ser políticamente correctos, Jesús tampoco lo fue».

–El cardenal Renato Martino, presidente del Consejo para la Justicia y la Paz, recordó que se presenta en estos días la traducción al francés del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. En este caso se dice el nombre del que tomó la palabra pues era una comunicación técnica.

–Explicar mejor la Eucaristía a los fieles

–Esclarecer cómo la Eucaristía actualiza el perdón de los pecados (un padre sinodal recordó que hay gente que no se acerca a comulgar porqué cree que está en pecado mortal).

–Dimensión sacrificial de la Eucaristía y sufrimiento de los enfermos, explicitarlo más en el Sínodo

–Teología de la presencia real, pérdida del sentido del misterio, subjetivismo. Explicar mejor la presencia real.

–Participación de los no católicos a la Eucaristía: discernimiento necesario.

–Ejemplos de martirio contemporáneo como factor común de identidad de algunos pueblos.

–Sacerdotes sobrecargados y homilías aburridas, ¿cómo solucionarlo?

–Colocación del sagrario en un lugar digno, que el Sínodo dé una idea clara al respecto.

–Crítica a la ordenación de personas casadas. La intervención –aplaudida– planteó los inconvenientes del clero casado en las Iglesias orientales (problemas de vivienda, económicos, de tener el «corazón dividido») y exhortó a cuidar el tesoro del celibato.

–El ejemplo de recogimiento en la celebración eucarística de Juan Pablo II.

–Exhortación a que los obispos sean modelo con su vida de cómo llevar la Eucaristía a la vida. Y que estén en su diócesis (el padre que intervino arrancó sonrisas) y agradeció que el Sínodo sea más corto para así poder regresar pronto a la diócesis, lugar del obispo.

La diferencia con las intervenciones «preparadas» es que en éstas el padre sinodal tiene el texto de su intervención por escrito y lo lee, mientras que en esta hora de la tarde el debate es más espontáneo y sin papeles.

De este Sínodo sobre la Eucaristía, que concluye el 23 de octubre, surgirán las «proposiciones» que recogerá como fruto el Papa Benedicto XVI en un documento, la exhortación apostólica postsinodal.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación